Botox

Botox

De todos los inventos no invasivos que se han desarrollado en cosmiatría, posiblemente el mas ingenioso es el  de  la toxina botulínica atenuada para tratar  las líneas de expresión facial. Esta toxina es producida por una bacteria, el Clostridium Botulinium. Si bien la bacteria produce diferentes tipos de toxinas, es solamente la del tipo A la que se usa con fines terapéuticos desde hace mas de 20 años. La toxina botulínica se basa el mismo principio que las vacunas o la penicilina. Se trata de toxinas atenuadas, que no tienen efecto nocivo para el ser humano.  El laboratorio que lo produce es Allergan. Su nombre comercial es Botox, y esa si como se lo conoce a nivel mundial, al igual que los pañuelos desechables se los conoce como Kleenex.

Cómo funciona el Botox?   Los músculos de la expresión se encuentran ubicados inmediatamente por debajo de la piel de la cara. Cada vez que nosotros los utilizamos se desplaza  la piel en dirección opuesta a las de las fibras musculares. A partir de los 35 años la piel empieza a perder espesor y firmeza, por lo que la acción de los músculos se ve reflejada en la acentuación de las líneas de expresión, las cuales se forman como consecuencia de utilizar los mismos músculos y de realizar los mismos gestos millares de veces en la vida de una persona. Todas las emociones (risa, tristeza, miedo, sorpresa, enojo, alegría, ira, etc.) se traducen en la contracción de los músculos de la expresión.  Nuestro cerebro envía la orden a la cara de mover los músculos para expresar esa emoción y una sustancia llamada acetilcolina actúa como neurotransmisor (o mensajero) para que los músculos se contraigan. La toxina botulínica anula la acción de la acetilcolina, atenuando de este modo la acción de los músculos de la expresión al bloquear la orden proveniente del cerebro.



Reserve una cita con la clínica de cirugía plástica del Dr. Miranda llamando al:

04-228-1062